Fantasma en la Mina de Carbón

Un minero jubilado relató el escalofriante suceso paranormal que experimentó en la mina donde solía trabajar, que pensó que estaba relacionado con los espíritus de los que murieron en esa mina:

Comenzó tras el accidente de la mina

Fantasma en la Mina de Carbón
Fantasma en la Mina de Carbón

Nací en 1968. Soy hijo de un padre minero y de una minera. Soy padre de dos hijos. El incidente me ocurrió en la mina donde trabajaba uno o dos años antes de jubilarme. Todo empezó tras un accidente en la mina. Aquel día, fui al lugar de trabajo como de costumbre. Por la mañana, después de desayunar en la cantina del lugar de trabajo, me metí en la jaula para ir a 260 metros bajo tierra.

Cuando digo jaula, me refiero a un ascensor. Los trabajadores de la mina preferíamos llamarlo jaula en vez de ascensor porque era un aparato sencillo que funcionaba con una gran grúa en vez de con un ascensor. En fin, bajé a la mina. Después de trabajar hasta el final del turno, empecé a caminar hacia el fondo del pozo. Llamamos fondo del pozo al lugar donde nos metimos en la jaula.

Mientras caminaba lentamente, un motor pasó rápidamente a mi lado. Lo que yo llamo una locomotora puede considerarse como un pequeño tren. Era un aparato relativamente sencillo comparado con el tren, que sólo tiraba de vagones que pesaban como mucho una tonelada. Había trabajadores en la locomotora. Normalmente tienen prohibido hacerlo, pero a veces, cuando los trabajadores están muy cansados después del trabajo, se montan en la locomotora para evitar caminar. Seguí caminando lentamente mientras la locomotora pasaba a toda velocidad a mi lado.

La sangre fluía como de un grifo

Entonces se oyeron gritos procedentes de más adelante. Alguien parecía gemir con voz sibilante. Me moví hacia la dirección del sonido para comprender exactamente lo que estaba ocurriendo. Empecé a mirar atentamente a mi alrededor. Cuando me acerqué al lugar de donde procedía el sonido, vi que había alguien tendido en el canal de agua, al lado de la puerta de aire. De la persona tendida en el canal de agua manaba sangre como de un grifo. En ese momento entré en un shock de corta duración.

En aquel caos, llevamos inmediatamente al herido a la entrada del ascensor, lo que llamamos el fondo del pozo, y lo enviamos al hospital. Aún no he podido superar el shock de aquella imagen. Aquel día, la persona herida en aquel accidente murió. Este incidente me afectó profundamente. Mi psicología dio un vuelco. Según supe más tarde, el accidente ocurrió de la siguiente manera: Mientras los trabajadores viajaban con el motor, la puerta de aire no se abrió. Como el motor también iba rápido, golpeó la puerta con gran violencia. El trabajador que quedó atrapado entre el motor y la puerta fue aplastado gravemente durante este impacto.

En los días siguientes a este incidente, cuando pasaba por aquella puerta, siempre me parecía como si alguien siguiera tendido en el canal de agua. Yo sola no podía pasar por allí. Como el hogar no estaba suficientemente iluminado, siempre estaba muy oscuro en su interior. Sólo estaba iluminado por lámparas fluorescentes, que estaban colocadas muy escasamente en ciertas partes del hogar. Debido al efecto de este incidente, estaba completamente desencantado con el trabajo. No me apetecía nada ir a trabajar, pero tenía que hacerlo.

Aquella luz que se acercaba a mí

En fin, un día que volví a trabajar, era el último que quedaba al final del trabajo en la zona de la mina donde trabajaba. Cuando miré a mi alrededor, todo el mundo se había marchado. Me senté en algún sitio. Cayó sobre mí tal peso que me pareció toda una vida ir de allí a la zona del ascensor, que los obreros llamaban el fondo del pozo. Me dije: “Descansaré un poco donde estoy sentada y luego me iré”. Mis ojos se cerraron durante un rato. Estaba entre el sueño y la vigilia. Vi a un hombre que se me acercaba por delante, con una lámpara en la mano.

“A estas horas ya no hay trabajo en la estufa. Supongo que se quedó hasta más tarde como yo”, me dije. La luz que se acercaba a mí desapareció de repente. “¡Dios mío! ¿Adónde ha ido este hombre?” me dije. Luego pensé: “Déjame sentarme uno o dos minutos más. Quizá el hombre que acaba de desaparecer vuelva y podamos ir juntos al ascensor”. Entonces mis ojos volvieron a cerrarse. No sé cuánto tiempo pasó; ¡de repente me desperté con una bofetada muy fuerte! Pero qué bofetada; creí que me había roto el cuello. Me recuperé inmediatamente y miré a mi alrededor. ¡No había nadie! Era imposible que alguien me pegara y huyera. Por eso, empecé a correr hacia el ascensor con miedo y pánico. Aquel día no le conté a nadie lo que había pasado.

El ser negro que me avisó

Una o dos semanas más tarde, volví a ser la última. Esta vez me apresuré y fui directamente a la entrada del ascensor. Mientras esperaba sentado a que llegara el ascensor, me di cuenta de que algo negro como el azabache se acercaba a mí. Llevaba una lámpara de mano y un casco, pero ninguno de los dos estaba encendido. Se acercaba lentamente a mí. Grité desde lejos: “¡Maestro! ¿Qué ocurre? ¿Se ha estropeado la lámpara?”. No respondió. En lugar de eso, siguió acercándose a mí lentamente.

Sentí una fuerte sensación de miedo que no sabía por qué. Quería levantarme y marcharme, incluso quería huir, pero estaba paralizada. No podía moverme. Aunque estaba muy cerca de mí, no podía ver su cara ni su cuerpo con claridad. Era como si el hombre que venía hacia mí no fuera una sustancia tangible, sino una sombra, una silueta. “¡No vuelvas a dormir en la chimenea!”, me dijo. Podía sentir el discurso del hombre no en mis oídos, sino en mi cerebro. Me habló casi telepáticamente y desapareció.

Ya había oído hablar de sucesos semejantes a algunas otras personas, pero no me lo creía. En aquel momento, las historias que había oído pasaron por mi mente. Leí todas las oraciones que conocía. Aquella silueta negra no me había hecho daño, pero vivir aquel momento había trastornado aún más mi psicología ya rota. No pude levantarme de donde estaba sentada durante otros 1-2 minutos. Al cabo de un rato, me recompuse y me alejé de allí.

Los fantasmas de los mártires de la mina

Cuando conté a mis amigos lo que me había pasado, no me creyeron. Cuando conté lo que me había pasado al imán del pueblo donde vivía, el imán me creyó y dijo lo siguiente: “Son los dueños de las minas. Como sabes, según la creencia islámica, las almas de los mártires pueden elegir quedarse en este mundo en lugar de ir al más allá si así lo desean. Según un dicho del profeta islámico Mahoma, los que mueren bajo los escombros son considerados mártires igual que los que mueren en la guerra. Por eso llamamos mártires a los que murieron en las minas. Lo más probable es que eso que viste en la mina fuera el espíritu de un mártir de las minas y te advirtiera. Quería protegerte”. Después de aquel día, no volví a dormir en la mina.

Seguir en Google Noticias

Keşfet

Yorum Yap